viernes, 27 de mayo de 2011

Poeta

No le creo. Dice que se ha leído todos los versos de todos los autores de los que habla, pero, con esos pocos años que lleva en su camisa no me parece cierto.
Él presume de muerto y no debe estar lejos de eso que presume.
Asume que no está entre los vivos y yo le creo. ¡Pobre muchacho! Ayer, por el aliento, me contó algo que me da mucha pena. (Para olvidarlo). (¡Pobre muchacho!)

1 comentarios:

Ariola dijo...

A mí me dio la misma sensación... Supongo que para los «poetas de verdad» (como algunos etiquetan, poetas, claro) debe ser más fácil hallar la inspiración en el descontrol.

Publicar un comentario